El Árbol sobre la Colina

Bringing back the forgotten flowers to Reality

Leblosigkeit... De la rebelión de la Sangre

Published by Olalla Gabrielle under , , , on 19:21
Anoche, me desperté en medio de una pesadilla, que me contaba un triste devenir... La locura tocaría muy pronto mi puerta, se llevaría consigo al alimento de mi Camino y mi Edad... El pasado vendría irremediable a recordarme lo que soy... Como el tiempo, con cada año, cada historia, nos hacemos viejos y nos hacemos más como realmente somos, pues no cambiamos la esencia. Tantas veces he dado malos pasos, he traicionado mis propios instintos, he ignorado los duros conocimientos... y para qué? Para que la silueta de tus dulzuras se acerquen en mis sueños como leves visiones de un mal futuro... Has traicionado tu propia raza por caminar a mi lado, arrojaste todo a un lado... tu sangre, olvidaste tu esencia... He dicho muchas cosas en el pasado, pero hoy digo que las cosas son lo que son, y aunque exista el Destino, finalmente la Vida son las decisiones... No decidas entregarte a la luz del Sol, si no estás preparado para ella... No estás listo, así como yo... Y cuando veo la silueta del Cazador, sin duda sé que el camino será duro, pero la dulzura la entregaré yo, no dependeré de la magia y la mística, nunca más... Debo caminar por virtud de mi Voluntad, debo enfrentar los temores y no entregarme a una vía fácil, negando lo que soy... He caminado al lado de tu raza, como un pequeño bocado de sus Noches, entregando más que mi Vida, entregando mi alma... pero hoy me alejaré de tu Destino, andaré en la Noche, sí, pero no seré presa ni cazadora ni fiera...Los Cazadores serán mi Compañía, y en la Iglesia cantaré por ella... no olvidaré quién intenté ser, lo que intenté hacer... Cómo olvidar los intentos... Pero hoy no seré quien sea escogida, ni quien se someta a la Camarilla... yo seré quién escoja, quien forme su propia Descendencia... Me devolveré por el camino que ha alejado mi Suerte, y allí buscaré mi esencia, la traeré de vuelta... Y tú, Maestro de la Sangre, es mejor que recuerdes quién eres, lo que dijiste, lo que tienes y lo que no necesitas... No hay sufrimiento para quién vive tantos ciclos, pues finalmente se olvidan, con el tiempo y con tanto dolor, las venidas y las marchas en medio de la Noche, y las doncellas que vienen y van... y los bocados de la Noche que se revelan... Yo sólo espero recuperar mi Humanidad.

Recuerdo esa noche en que te encontré moribundo en el cementerio, el Terror, la certeza del final corriendo por mis venas... y en tu agonía, sobre la tumba de mi Padre, fui la promesa de un tiempo más... No entiendo por qué no acabaste conmigo. El frenesí de tu Salvajismo ata tanto a la fiera como a la presa... qué forma de delirar! Creí que había encontrado la Vida entre la Muerte, la realidad en medio de tanta Insanidad... Lo olvidé todo, todo... por el Cielo que cuando acudía cada Noche a tu sepulcro, creía que marchaba al Cielo mismo... Qué ingenuidad! Mi Sangre acudía por mi piel con la entrega de una madre a su hijo, pero quién es aquí el sacrificio... quién es el amor?! Aún mis sentidos se nublan con el solo recuerdo... Qué ingenua fui! Con qué devoción me contabas tus historias, revelando secretos que no puedes otorgar a un mortal sino es para arrebatarle la vida... pero sabías que ese sería mi destino... Y yo creía que eras bueno... Ahora sólo creo que eres Vampiro, los matices construyen nuestros cuerpos y nuestro carácter... No eres malo, sólo resultado de tu esencia, de tu necesidad, de tu hambre... Así como yo lo fui en ese entonces de mi ceguera y de mi horrible Soledad... Hoy todo eso ya es diferente, y la Esperanza de la que habías teñido mi Vida se ha disuelto como la sangre bajo la lluvia, y no creo más en tu Calor... Me marcho.

010309

0 comentarios:

Post a Comment